Entusiasmar al mundo: los sistemas de gestión de calidad en las empresas renovables

Cada año, más de un millón de empresas implantan la norma ISO 9001 para gestionar su calidad. Ésta es la norma internacional para establecer, implementar y mantener sistemas de gestión de la calidad en las organizaciones: una colección de procesos, procedimientos y registros que podrían definirse como las reglas del juego que una empresa sigue para producir y entregar sus productos y servicios a sus clientes. Lo bueno de este tipo de normas es que están reconocidas internacionalmente. Cualquier persona en cualquier país reconocerá a las empresas que han implantado este sistema de gestión de calidad, pues evidencia precisamente a aquellas empresas que están enfocadas a la satisfacción de sus clientes y a la mejora continua.

En esta gran carrera mundial por reducir al máximo la quema de combustibles fósiles y al mismo tiempo suministrar energía, las empresas renovables juegan un papel crucial. Siempre se nos han pedido pruebas de que nuestra tecnología podía ser mejor que la tecnologías sucias. Durante décadas hemos tenido que ganarnos la confianza y la fe de políticos y ciudadanía de a pie. Hoy ya hemos alcanzado el inicio de la era de las renovables. Pero tenemos que ser conscientes que nos han dejado irrumpir demasiado tarde. El escenario que tendremos en el año 2100 es de un planeta 4ºC más caliente. Es urgente acelerar aún más el despliegue de las renovables en el mundo para no superar el límite de 2ºC.

¿Por qué todas las empresas renovables deberían subirse a la ISO9001?

La gente quiere generar su propia energía en sus casas y organizaciones. Y el primer obstáculo al que se enfrentan es coger el teléfono y llamar una de esas empresas que ha encontrado por internet.  Desafortunadamente todos sentimos ese miedo cuando tenemos que llamar a una empresa desconocida para que nos haga una reparación o reforma en casa. La principal preocupación no es el precio, sino elegir una empresa seria y responsable que nos deje la casa perfecta.

La gran ventaja de la norma ISO9001 es que está enfocada a satisfacer a los clientes. Cada persona es un mundo, pero reflexionar acerca de lo que tus clientes necesitan para estar satisfechos, es sinónimo de que lograrás mejores servicios y productos. Contratar a una empresa que tiene implantado un sistema de control de calidad no asegura nada, pero sí envía una señal interesante. Es el indicador de que la empresa se ha tomado su tiempo y esfuerzo para pensar sobre su forma de hacer las cosas y sobre cómo mejorar continuamente. Las chapuzas son incompatibles con la mejora continua, ¡salvo que acabes de empezar! En ese sentido el tiempo juega a favor de aquellas empresas que lleven ya años con un sistema de gestión de calidad.

Tenemos que generar entusiasmo y alegría. Esas sensaciones de reconocimiento y plenitud que tan bien ha trabajado la industria del automóvil para lograr que cientos de millones de personas en todo el mundo tengan hoy coches. Porque las renovables van a ser de la gente. No van a estar en manos de los estados o de las grandes empresas, sino que van a ser propiedad de millones de personas que bien van a generar energía en sus viviendas o bien en grandes plantas compartidas en la forma de cooperativas energéticas. Y ese entusiasmo sólo lo podrán generar aquellas empresas con un espíritu de mejora continua enfocada a sus clientes. No puede surgir sólo de buenas intenciones e improvisación. Funcionará en algunos casos, pero jamás de forma masiva. Y el objetivo de las renovables tiene que ser masivo.

¿Cómo implantar un sistema de gestión de calidad?

En toda construcción hay un gran número de procesos interrelacionados. Poner las cosas sobre el papel y ver cómo influye la elección de un equipo en los tiempos de entrega, en el mantenimiento posterior de la instalación, en los tiempos de la instalación; precisamente ayuda a detectar las ineficiencias. La ISO9001 no se trata de escribir grandes tochos de papel, se trata de reflexionar sobre lo que haces y cómo lo haces. Esas mejoras en tiempos y en reducción de errores, son mayores beneficios económicos por los ahorros y por aumentar las ventas.

A veces hay decisiones que se toman por inercia, porque siempre se ha hecho así. Pero con la rapidez de los tiempos, lo que era ya no es y lo que será pronto dejará de serlo. El sistema de gestión de calidad es la herramienta que nos ayuda a controlar que la mayoría de las decisiones se adopten en base a evidencias. Y si las evidencias nos dicen que las cosas ya no son lo que eran, que la normativa ha cambiado, que las necesidades de los clientes son diferentes; entonces es el momento de tomar otras decisiones mejores.

El principal resultado es una cultura de la mejora continua. Así ahorramos tiempo, dinero y recursos. Merece la pena tener a tu equipo activado pensando cómo mejorar, en vez de perdiendo el tiempo en tareas ineficientes. La gente además se motiva más, pues participa de la construcción de la propia organización aportando sus ideas y co-decidiendo.

Si ya estás motivado a impulsar el sistema de gestión de calidad, toca pasar a la acción paso a paso. En resumen, todo consiste en reflexionar sobre la política de calidad, los objetivos de calidad, cómo piensas lograrlos y el manual de calidad. Según lo que consideres calidad en tu organización, será el alcance que tendrá el sistema de gestión de calidad.

Ahora que lo tienes claro, es cuando empiezas a rellenar los documentos obligatorios que exige la norma. Son los documentos más importantes que toda organización debería tener claros. Y luego, si te sobra el tiempo, puedes añadir procesos adicionales que son voluntarios, pero que para tu organización pueden ser relevantes. Se trata de documentos como la documentación que tiene que incluir el manual de calidad,  el control de documentos y de registros, cómo se va a implementar y mantener el sistema, cómo se controlan los recursos de la empresa, cómo se planifican, diseñan y crean los productos y servicios, cómo se monitoriza que el sistema está funcionando bien, cómo se evalua si el cliente está satisfecho o no.

Cuando toda la maquinaría del sistema de gestión de calidad esté en marcha, puedes auditar tu organización para comprobar si lo que se hace se ajusta al sistema, o bien hay problemas o debilidades. De esa auditoría de lo que se hace, puedes revisar qué cosas mejorar y realizar las acciones correctivas que sean necesarias. Y todo puede acabar aquí. Quizá no necesites contratar la certificación, si no necesitas el sello para tus clientes y estás seguro de que lo has hecho bien. O quizá sí, puedes adquirir los servicios de los especialistas, que revisarán tu documentación primero y luego revisarán tu empresa para ver si se ajusta a lo que dice la documentación o es todo un cuento.

Revisa las referencias si quieres más información. Pero si diriges una empresa, no le des muchas vueltas y pon a tu equipo a trabajar en ello cuánto antes.

 


Referencias:

Hammar, M. (2014, July 8). Six greatest myths about ISO9001. ISO 9001 Blog. https://advisera.com/9001academy/blog/2014/07/08/six-greatest-myths-iso-9001-2/
9001 Academy. 2016. What is ISO 9001? How can the latest 2015 revision help your business succeed? https://advisera.com/9001academy/what-is-iso-9001/
Hammar, M. Quality Management System: What is it? 9001 Academy. https://advisera.com/9001academy/knowledgebase/quality-management-system-what-is-it/

Solarfobia, el triunfo del oligopolio sobre la razón

Artículo original publicado en la revista GALDE

La solarfobia puede definirse como el miedo a colocar placas fotovoltaicas en el tejado de una casa. Es una de las fobias a las renovables más comunes y, posiblemente, más extendidas en España. Las personas aquejadas de esta fobia creen que el autoconsumo es ilegal, que un peaje al sol hace inviable autogenerar energía, que hay malignos inspectores sancionando por doquier a los productores verdes, multas millonarias o peligros futuros. Las reacciones de los solarfóbicos pueden parecer irracionales a ojos de los ciudadanos de otros países como Portugal, Alemania, Francia, Reino Unido, Chile, donde las personas disfrutan del sentido común de generar energía en sus tejados.

En un estado donde el 35% de la población reside en más de 5 millones de viviendas unifamiliares o adosados, hubiera sido sencillo que al menos el 1% de los hogares, 50.000 viviendas, se hubiera lanzado ya a generar energía gratis con el sol. Que tu vivienda genere el 40% de su energía, o un 25% de ahorro en la factura, son argumentos muy atractivos per se. Sin publicidad y sólo con el boca a boca, el efecto contagioso de la energía solar hubiera provocado una explosión renovable. Pero a Junio de 2016 se encontraban registradas un total de 51 instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo en la sección 1 del Registro de Autoconsumo de Industria, la de los pequeños suministros de potencia inferior a 10kW, lo más común en hogares.

Desde un punto de vista racional, la casi nula implantación del autoconsumo en España no tiene más que ver con las barreras de la legislación vigente, que no son tan grandes como parecen, como con la parálisis colectiva provocada por el miedo. El temor es necesario para protegerse y sobrevivir, pero una mala interpretación de la realidad y una información errónea puede activar el mecanismo del miedo cuando no debería hacerlo. Son las denominadas fobias o los miedos irracionales.

En los últimos 6 años se ha desarrollado en España una de las campañas de comunicación y manipulación anticlimática más exitosas de todo el mundo. La solarfobia generalizada es la gran victoria de toda la gran industria de las energías sucias.

Todo comenzó en la primavera de 2010 en la forma de nuevos mitos. Las plantas fotovoltaicas generaban energía de noche, hasta que la Comisión Nacional de Energía (CNE) demostró meses después que eran errores de medida. Los productores renovables eran “cazaprimas”, aunque prefirieron financiar con su capital la transición renovable. El déficit de tarifa era culpa de las renovables y encarecía la factura, aunque en realidad bajaba el precio del mercado mayorista. Los medios de comunicación fueron el altavoz necesario y para lograr mayor difusión las informaciones tenían que ser sensacionalistas. Los creadores de mitos querían cambiar conciencias y lo consiguieron. Transformaron prestigio en desprestigio asociando valores negativos a las renovables, generando hostilidad y antipatía, cuando no sospecha y cautela.

Esta animadversión sirvió para justificar los cambios legislativos en contra de los productores renovables. Durante 4 años se sucedieron diversos decretos que perjudicaron a más de 60.000 productores, reduciendo sus ingresos. El objetivo entre otros era sanear el sector eléctrico sin tocar los cuantiosos beneficios de centrales nucleares, las hidroeléctricas, el carbón o los ciclos combinados. La Ley 23/2013 y el RD413/2014 culminaron el proceso de recortes garantizando una rentabilidad positiva y razonable a todas las instalaciones renovables. Pero caló en la opinión pública otro mito: que los productores se habían arruinado.

Fue así como la campaña anti-renovable del oligopolio evolucionó a un segundo nivel: la cultura del miedo. Con un consenso internacional sobre el cambio climático y sobre el papel de la eficiencia energética y las renovables para combatirlo, resultaba bastante complicado asociar a las renovables a una amenaza real. Pero conscientes de que el miedo se activa ante amenazas cercanas y no lejanas, aproximaron la amenaza a la vida de las personas. Se promovió insistentemente, que convertirse en productor renovable podía llevar a la ruina a la gente o afectar a su seguridad económica para siempre.

Así los perjudicados y los movimientos sociales cumplieron sin pretenderlo una función importante en la campaña de desprestigio. El castigo a las renovables tuvo una clara intención ideológica: “las renovables son inseguras, no te puedes fiar de ellas”. La visibilización de las víctimas es necesaria para grabar un mensaje mucho más profundo. Evidentemente había que movilizarse y actuar contra las políticas injustas, pero nadie podía imaginar que el oligopolio aprovecharía la fuerza de la protesta en su favor, ahondando en la fobia a las renovables.

Entretanto en noviembre del año 2011 se legaliza el autoconsumo en España con el RD1699/2011. Este real decreto permitía construir generadores eléctricos renovables de hasta 100kW, luego abría el camino al sol y al viento en todas las viviendas, industrias y servicios. Aquí el oligopolio volvió a dar una lección de manipulación. Primero se creó la ilusión de que no existía real decreto de autoconsumo, cuando lo único que faltaba era un nuevo real decreto que mejorara las condiciones del autoconsumo existente recompensando los excedentes con un balance neto o similar.

En segundo lugar, desde el Ministerio de Industria se comenzó a agitar cada pocos meses el rumor de que en breve se aprobaría un nuevo real decreto de autoconsumo. Se trataba de animar a las personas interesadas a esperar un poquito más para ponerse los paneles. Lo que ocurrió fue que nunca cumplieron su palabra y transcurrieron años de espera pese a que el autoconsumo ya era legal y viable desde el 2011. En ese tiempo, se publicaron 3 borradores de real decreto que de nuevo valiéndose tanto de los medios de comunicación lanzaron amenazas: peaje de respaldo, peaje al sol, penalizaciones, multas, etc. Fue una jugada maestra con la que lograron paralizar el autoconsumo, sin tener siquiera que aprobar un real decreto para ello. Bastó con la amenaza a lo desconocido.

Finalmente, en octubre de 2015, se aprueba un real decreto, el RD900/2015 que apenas implica modificaciones respecto al marco ya existente desde el año 2011. Se imponen algunas modificaciones técnicas y administrativas para antiguas instalaciones y multas para los que no las cumplan. Pero el objetivo de estas barreras no es tanto perseguir a los antiguos autoconsumidores, como volver a crear inseguridad a futuro para los que se lo quieran poner. El Ministerio de Industria no tiene medios para inspeccionar las antiguas instalaciones de autoconsumo y eso lo sabe la gente pues ningún autoconsumidor está aplicando las modificaciones que pide el real decreto. En todo caso lo que hay son autoconsumidores que están aprovechando para mejorar y ampliar sus instalaciones.

Por otro lado no existe ningún peaje para aquellas instalaciones que se montan en viviendas. El peaje a la energía autoconsumida existe para los consumidores de más de 10kW, que son normalmente industrias y servicios, y lo único que hace es aumentar el plazo de amortización en 2-3 años.

Hay un mantra que se repite a menudo: “después de lo que hicieron con las renovables, conviene estar alerta y vigilantes. Mejor esperar a una situación mejor”. Ni en sus mejores sueños, IBERDROLA hubiera imaginado un escenario tan ventajoso a sus intereses. Por supuesto, el real decreto de autoconsumo no es suficientemente bueno y habrá que derogarlo por completo para construir algo mucho mejor, pero de nuevo es un mito que el autoconsumo a día de hoy sea inviable.

Cuando el miedo sobrepasa una dosis soportable, se vuelve patológico y crea bloqueos. En esa situación nos encontramos en pleno año 2016. Una tecnología limpia y madura, mucho más barata que un coche, que convierte nuestros hogares en ecológicos y nos permite ahorrar dinero y emisiones de CO2, resulta que apenas se instala en uno de los países con mayor recurso solar de Europa.

Las pocas personas que no se dejaron llevar por la fobia, siguieron adelante con sus planes, generando energía renovable en sus propias casas desde hace años. Ni les han perseguido, ni están perdiendo dinero. Todo lo contrario, están ganando. No son héroes, ni valientes, ni personas extraordinarias, simplemente actúan racionalmente y dejándose llevar por el sentido común. ¿Podremos reírnos dentro de unos años de lo absurdo que fue tener esta fobia masiva durante tantos años? Es el momento de actuar.

 

Sistemas de generación fotovoltaica de pequeña potencia

1. INTRODUCCIÓN
En el año 2012 se presentó un estudio del proyecto europeo POLIS: Identification and mobilization
of solar Potentials via Local strategies sobre el potencial fotovoltaico de los edificios de un barrio
de Vitoria. Para su realización se descartaron todos aquellos edificios protegidos, aquellos que
estructuralmente no podrían aguantar las cargas añadidas o aquellos con excesivas sombras y se
analizó la radiación global anual incidente sobre cada superficie. Los resultados son unos planos del
barrio, donde se muestran seis categorías de distintos colores para ilustrar el potencial de generación
solar de cada superficie evaluada. Las conclusiones son que el barrio podría generar el 75% de su
propio consumo eléctrico sólo con fotovoltaica, incluyendo tanto el consumo residencial como el
industrial. Estando situada Vitoria en una zona de baja radiación global anual en comparación con
las provincias más al sur de la península ibérica, se puede apreciar en su magnitud el potencial de
aprovechamiento de las cubiertas en los edificios en toda España para generar electricidad.

Desde finales de los años 70, el coste de fabricación de las células fotovoltaicas ha sufrido una
vertiginosa caída debido fundamentalmente a la mejora de los procesos de fabricación, animada por
una mayor demanda a nivel mundial. En el año 2007 el coste promedio de un módulo fotovoltaico
de tecnología cristalina rondaba los 4€/Wp, en 2012 un módulo de igual tecnología costaba
0,6€/Wp. Esto significa que un módulo de 200W que costaba hace cinco años 800€, hoy en día
cuesta 120€.

La integración de sistemas fotovoltaicos en la edificación presenta múltiples ventajas: generan
energía en el mismo lugar de consumo, no producen ruido, no incluyen partes móviles, son sistemas
modulares de fácil instalación y mantenimiento, permiten aprovechar superficies poco
aprovechadas del edificio como sus cubiertas o fachadas, lograr un ahorro significativo en la factura
eléctrica, aumentar el valor del inmueble y además presentan una vida útil muy elevada superior a
los 30 años.

2. MARCO LEGAL
Según la ITC-BT-40 del Reglamento Electrotécnico de Baja Tensión, que describe las instalaciones
generadoras en baja tensión, podemos encontrar: instalaciones generadoras aisladas, instalaciones
generadoras interconectadas e instalaciones generadoras asistidas. En el ámbito de la rehabilitación
energética, los dos primeros casos serán los más comunes, siendo el caso de las instalaciones
generadoras asistidas casos muy contados.

1. Las instalaciones generadoras aisladas han venido electrificando zonas rurales desde hace
décadas. El sistema es sencillo: Los módulos fotovoltaicos generan energía durante el día,
que para poder aprovecharla en las noches se almacena en sistemas de acumulación. El
regulador controla la carga y descarga adecuada de las baterías y se puede añadir un inversor
si se desea alimentar cargas en corriente alterna. Dado que el coste de las baterías continúa
siendo alto, el coste del kWh producido es más caro que el que se obtiene de la red eléctrica.
Por tanto, en rehabilitación de edificios podremos recurrir a este tipo de sistemas por
motivos económicos cuando el coste de conexión a red o de ampliación de la potencia
(líneas eléctricas, transformador, permisos, etc.) sea superior al coste del sistema
fotovoltaico o bien por motivos ambientales, cuando se prefiera autogenerar energía limpia
para evitar la extensión de la red eléctrica o bien hacer uso de una energía de la red que en
buena parte tiene su origen en fuentes no renovables.

2. Las instalaciones generadoras interconectadas están formadas básicamente por el generador
fotovoltaico y un inversor de conexión a red. En este sistema no existe acumulación, pues su
lógica consiste en utilizar la red eléctrica como batería, vertiendo los excedentes a la misma.
Durante el día se trata de autoconsumir la máxima energía a partir del sistema fotovoltaico y
durante la noche se consume energía de la red eléctrica. Según el dimensionado del sistema,
se podrá dar el caso que el sistema fotovoltaico produzca durante el día más energía que la
que se consume. Qué hacer con estos excedentes es un asunto muy dependiente la
regulación del sistema eléctrico.

a. Acumular esos excedentes no es una opción permitida en España, dado que no se
permite intercalar un equipo de acumulación entre el generador y la red
(RD1699/2011 Capítulo III. Artículo 11).

b. Se pueden vender los excedentes a precio de mercado mayorista, pero el precio de
compra de la energía ronda los 5c€/kWh por lo que para instalaciones de <10kW y
para particulares no merece la pena dado que costaría más las gestiones que lo que se
ingresaría por esa venta.

c. Regalar esos excedentes. La compañía distribuidora podría negarse a aceptar ese uso
de su red, puesto que lo que está regulado actualmente es el vertido de energía a la
red para su venta.

d. Compensar esos excedentes mediante un sistema de balance neto. Posibilidad que a
Marzo del 2013 no está regulada en España.

e. Técnicamente es posible no inyectar excedentes, mediante la instalación de un
analizador de redes y un inversor que pueda limitar su potencia de salida a la
potencia consumida instantáneamente.

La opción d) es la que está imponiendo en buena parte de los países de la Unión Europea y
en América, por lo que más tarde o más temprano el Ministerio de Industria lo acabará
regulando. Entretanto la fotovoltaica puede generar importantes ahorros en la factura
eléctrica para servicios e industrias cuyos consumos se concentran durante las horas de luz,
autoconsumiendo la energía generada con fotovoltaica y vendiendo o impidiendo la
inyección a red de excedentes. Para usos residenciales, en los que los picos de consumo se producen durante la noche, el ahorro en la factura no sería mayor de un 15%, por lo que
resulta más ventajoso esperar al balance neto.

En Febrero del 2012 el IDAE presentó una nota informativa donde recopila y analiza todas
las referencias en la normativa vigente sobre autoconsumo y especialmente a partir de
instalaciones solares fotovoltaicas.

Destaca entre las regulaciones el RD1699/2011 sobre instalaciones generadoras de pequeña
potencia. Aspectos importantes que detalla y que se deben tener en cuenta en el diseño de
estas instalaciones son la limitación de potencia fotovoltaica instalada, que no podrá ser
superior a la potencia eléctrica contratada por el usuario. A partir de 5kW la conexión
fotovoltaica deberá ser en trifásica, que la línea de generación deberá ser distinta de la de
consumo y que se deberá instalar un elemento de corte en el cuadro de medida que
permitiera a la compañía distribuidora desconectar la planta generadora en caso de la misma
esté introduciendo perturbaciones no permitidas a la red.

3. EQUIPAMIENTO
En módulos destacan dos grandes grupos de tecnologías: cristalina y capa delgada. La tecnología
cristalina es la que lleva más años de desarrollo, basada en células de silicio y la más utilizada a
nivel mundial, siendo la capa delgada una tecnología emergente. Actualmente el módulo
monocristalino del fabricante Sunpower es el más eficiente que podemos encontrar en el mercado
con un 21% de eficiencia. Por debajo encontraremos normalmente módulos monocristalinos que
rondan el 15-16% de eficiencia, policristalinos en torno al 13-15%, de capa delgada de teluro de
cadmio (TeCd) alcanzan un 11% de eficiencia o también de capa delgada de silicio amorfo con un
9%.

Es importante darle a la eficiencia la importancia que tiene. Por ejemplo cuando para generar la
energía que requiere el consumo, no existen limitaciones de superficie, podemos elegir módulos
policristalinos con eficiencias del orden del 14%. Si la superficie del tejado es limitada, podemos
buscar módulos de mayor eficiencia a mayor coste.

Aspectos más importantes a la hora de comprar un módulo son los certificados de calidad, las
pruebas y tests a los que ha sido sometido el módulo, las garantías que ofrece el fabricante (10 años
de garantía contra defectos de fabricación y 25 años de garantía de producción comienza a ser lo
habitual) y la sostenibilidad de la empresa fabricante.

Los inversores transforman la corriente continua en alterna, pero no en una alterna cualquiera sino
en la que tiene los valores de tensión y frecuencia de la red de distribución nacional. También hacen
muchas otras cosas: seguir el punto de máxima potencia del generador fotovoltaico, conectarse o
desconectarse de la Red en función del estado de la misma, monitorizar y mostrar diversos datos de
producción energética, tensión, corriente, defectos de aislamiento, etc.

En los inversores la eficiencia es un parámetro muy importante. Hace 5 años la media de eficiencia
era de un 93%, ahora anda cerca del 96% y hay que destacar que el inversor más eficiente a la venta
alcanza un 98% es decir que de cada 100 unidades de energía que le entran sólo pierde 2 en forma
de calor En aquellos edificios en los que las superficies disponibles presenten sombras debidas a diferentes
obstáculos, se recomienda aislar las series de módulos afectadas en un inversor en concreto o
entrada con su seguidor del punto de máxima potencia independiente, o bien optar por la instalación
de microinversores. Los microinversores se conectan individualmente a cada módulo evitando el
montaje de series a las que pueden afectar los sombreados, cada panel es independiente y el
microinversor sigue su punto de máxima potencia individual. Actualmente el fabricante más
destacado del mercado de microinversores es Enecsys.

Para impedir la inyección de excedentes a la red, diferentes fabricantes han ideado soluciones que
comparten el mismo principio: colocar un analizador de red antes del ICP, que envía información en
tiempo real directamente al inversor para que éste reduzca su potencia en caso de que la producción
fotovoltaica sea superior al consumo, de tal forma que la curva de producción siempre estará por
debajo de la curva de consumo.

El aspecto más importante a la hora de valorar la adquisición de un inversor u otro es el servicio
técnico que ofrece el fabricante: atención telefónica de incidencias, servicio de sustitución del
inversor ante fallo del mismo, tiempos de respuesta, etc.

Respecto a los sistemas de montaje que permiten anclar los módulos a las distintas superficies, los
fabricantes de estructuras ofrecen todo tipo de sistemas de montaje e incluso el diseño de tales
sistemas. Para tejados de teja se viene utilizando ganchos salvatejas, sobre azoteas es conveniente
no perforar la cubierta para evitar problemas de filtraciones, por lo que destacan las soluciones
basadas en fijar una estructura soporte de aluminio o acero galvanizado a unos bloques de hormigón
que actuarán de base. Una evolución de este sistema son los sistemas de montaje de polietileno,
rellenables con lastre y de montaje extraordinariamente rápido, siendo un buen ejemplo el sistema
ConSole del fabricante Renusol.

Los cables de las instalaciones fotovoltaicas en la parte de continua se ven sometidos a un deterioro
por la acción de la intemperie, la humedad, el ozono, el ultravioleta. Por ello AENOR ha realizado
una especificación sobre cables para FV (EA 0038) que propone la utilización de cables especiales
para la parte de continua de las instalaciones fotovoltaicas. Se trata de cable solar que ya ofrecen los
fabricantes, con mejores propiedades de resistencia al ozono, rayos ultravioleta, humedad, altas y
bajas temperaturas (-40ºC a 120ºC), resistencia a la intemperie y libre de halógenos, alta
flexibilidad y en definitiva alta vida útil.

En Alemania es ya común que los distribuidores ofrezcan un software específico que permite
diseñar instalaciones fotovoltaicas de pequeña potencia, integrando diversas marcas y modelos de
módulos, inversores, estructuras e incluso cableado. En España destaca actualmente el PV Manager
del distribuidor IBC SOLAR, que permite diseñar y generar toda la documentación (planos de
distribución de módulos, cableado y montaje de estructuras, unifilar, presupuestos) en un breve
espacio de tiempo.

Existe una gran variedad de empresas que se dedican a suministrar soluciones para monitorizar la
planta, suministrar información y facilitar el control y el mantenimiento. Según el tamaño de la
planta nos interesará añadir mayor complejidad. La solución más sencilla para el hogar es conectar
el inversor a nuestro router mediante un cable Ethernet. Desde un ordenador de nuestra casa,
poniendo la dirección IP del inversor en el navegador Chrome o Explorer podremos acceder a un
portal que monitoriza el funcionamiento del inversor. Si lo que queremos es conectarnos desde el
ordenador fuera de la casa hay varias opciones: a través de un portal web del fabricante del inversor, que nos podrá cobrar o no por el uso de su servidor; contratando otro portal de monitorización a
alguna empresa de servicios (Greenpowermonitor, ISM, etc.). Sistemas como el Sunny Home
Manager del fabricante SMA, ofrecen a los consumidores y mantenedores información detallada en
tiempo real y además permiten enviar órdenes de encendido y apagado de cargas, adaptándose en
tiempo real a la demanda eléctrica del hogar y recurriendo incluso a la previsión meteorológica para
organizar el uso de las diferentes cargas.

Los sistemas de protección anticaidas serán también una parte imprescindible de la instalación
fotovoltaica en un edificio. Las operaciones de mantenimiento preventivo tienen lugar cada año y
las de mantenimiento correctivo en cualquier momento. Por tanto, será imprescindible la instalación
de protecciones colectivas del tipo de líneas de vida, barandillas de seguridad u otros elementos de
amarre con arnés conforme a normativa.

4. REFERENCIAS
CAAMAÑO, Estefanía (2012): “Análisis del potencial solar fotovoltaico urbano: Caso de estudio
de Vitoria-Gasteiz”. Jornada Solar Fotovoltaica, Autoconsumo y Energía Sostenible. Solar
Decathlon Europe.
España (2011). Real Decreto 1699/2011, de 18 de Noviembre, por el que se regula la conexión a
red de instalaciones de producción de energía eléctrica de pequeña potencia
FENERCOM (2009): Guía de Integración Solar Fotovoltaica. Fundación de la Energía de la
Comunidad de Madrid
IDAE (2012): “Referencias sobre autoconsumo de energía eléctrica en la normativa vigente”.
IDAE

Imagen del artículo de By The White House – The White House Youtube channel https://www.youtube.com/watch?v=ORni8uiuslI, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=32680751

Ponencia realizada el 13 de Marzo de 2013 para la Academia de Rehabilitación Energética del FENERCOM.