El balance neto es mejor para el planeta que la batería Tesla

Cada vez más gente se sube al tren del autoconsumo en los hogares. Una casa puede comenzar a funcionar con energía limpia simplemente con unos paneles solares y un inversor. Durante el día se obtiene electricidad del sol y cuando llega la noche, o hace falta más energía, se dispone de la red eléctrica. Una instalación fotovoltaica en un hogar normal puede estar proporcionando en torno al 40% de la energía eléctrica que consume la vivienda y aún así, todavía habría excedentes de energía por esas horas en que hay menor consumo que generación.

Algo tan sencillo se puede complicar un poco más. Hace 4 años la compañía TESLA lanzó una propuesta de aparente sentido común al mundo entero: ¿por qué no almacenamos en una batería los excedentes de energía solar que tengamos durante el día y así los aprovechamos en la noche para ahorrar más en la factura? Hay que aclarar que en ningún momento propuso desconectarse de la red, pues sería antieconómico colocar una batería enorme con al menos cinco días de autonomía y un generador de gasolina de respaldo para no quedarse a oscuras ante averías. La propuesta razonable era almacenar energía suficiente para una sola noche en baterías de litio y mantener la conexión con la red eléctrica para respaldo.

Así, gracias al tirón mediático de TESLA, es muy habitual que las personas interesadas en generar su energía se pregunten si merece la pena añadir a su generador fotovoltaico un sistema de baterías. ¿Pasa el futuro de las renovables por la presencia de baterías en los hogares? Aquí brindamos 7 razones por las que consideramos que hay otras opciones mucho mejores:

1.Las baterías encarecen significativamente el precio del sistema fotovoltaico

Un sistema fotovoltaico básico de 2,7kW sin baterías puede costar según las particularidades de la vivienda en torno a 5.000€ a 6.500€ con todo instalado e IVA incluido. ¿Cuánto cuesta añadirle como extra una batería? El extracoste de un sistema de almacenamiento es la suma de la batería, el transporte, el inversor cargador de batería, el sistema de comunicaciones y control inteligente, el cable y protecciones y las horas de trabajo que requieren su diseño, instalación y configuración. El precio depende de la tecnología, la marca y la capacidad de la batería.

Autoconsumo con bateria vs sin bateriaSi adoptamos un buen diseño con una batería de litio de unos 6kWh y un fabricante de gama media-alta como TESLA, LG o BYD para intentar acercarnos a los 15 años de vida útil, el aumento de precio que supone el sistema de baterías rondaría los 5.500€ a 6.500€ IVA incluido. Por este motivo, la mayoría de la gente opta por instalar el sistema fotovoltaico sin baterías que tiene un precio más asequible y proporciona ahorros del orden del 25% al 30% en la factura.

Comparativa de precio IVA incluido en 2018 entre sistema fotovoltaico de 2,7kW y el mismo sistema con almacenamiento de 6,4kWh. Fuente: ECOOO

2.La vida útil de la batería se come los ahorros obtenidos

Investigadores del Reino Unido realizaron en 2017 un estudio de análisis de viabilidad del uso de baterías sistemas fotovoltaicos en hogares, en el que concluyeron que debido al ritmo de degradación de las baterías y a su vida útil esperada, aquellos propietarios de sistemas solares del Reino Unido que habían instalado baterías en sus sistemas solares iban a tener pérdidas económicas a largo plazo en vez de ganancias.

En España las condiciones económicas son diferentes al Reino Unido y cuando se incorpora un sistema de baterías, a corto plazo el ahorro puede alcanzar en torno al 50-60% en la factura (un sistema sin baterías ronda el 25%-30%). Pero las condiciones técnicas a largo plazo son similares y está claro que por mucho que prometa el fabricante, entre el año 10 y el año 15 la batería morirá. Durante esos años buena parte del ahorro extra que se obtiene se ha tenido que destinar a recuperar lo que ha costado la batería y más pronto que tarde habrá que comprar otra nueva. Por supuesto existen empresas interesadas en vender baterías en hogares que se esfuerzan en presentar números y escenarios más atractivos. Pero si se hace un análisis de flujo técnico-económico riguroso, serio y conservador, resulta cuestionable la ventaja económica de instalar baterías en los hogares frente a los sistemas sin baterías, especialmente en países con esquemas de balance neto.

3.El cambio de hábitos sale más barato

Está comprobado que en toda casa en la que se instalan los paneles fotovoltaicos, se produce un gran cambio en la forma de consumir energía. Es fácil visualizar que durante las horas de luz hay energía gratis y por eso es frecuente que aparatos que antes se encendían a cualquier hora, pasen a encenderse en las horas de luz. Son varios los trucos para aprovechar el excedente: desde colocar programadores horarios para el encendido de lavadoras o lavavajillas en las horas centrales del día, pasando por calentar y almacenar agua en un termo eléctrico o concentrar las tareas del hogar al fin de semana cuando hacemos más vida en casa.

El cambio de hábitos es gratis y sólo requiere de inteligencia y quizá algún enchufe programable que cuesta 10€ en una ferretería. Además aumenta la cultura energética y la conciencia ambiental y mejora la vivienda incorporando la domótica y el control de cargas.

4.Las palabras de un real decreto son más ecológicas que las baterías

El balance neto es un tipo de regulación del autoconsumo, una concepción intelectual que se plasma en un real decreto y que premia a los hogares que generan energía limpia para autoconsumo y para inyectar al sistema eléctrico más kilovatios limpios justo en las horas punta. Consiste en algo tan sencillo como en compensar económicamente a los autoconsumidores por los excedentes de su instalación. Ya existen diferentes modelos de balance neto o de tarifas especiales en países tan dispares como México, Uruguay, Brasil, el Reino Unido o nuestro vecino Portugal.

Tanto el balance neto como las baterías para sistemas solares, persiguen un mismo fin: hacer más atractivo el autoconsumo, aumentar el beneficio económico por la energía limpia generada y consecuentemente lograr con los ahorros en la factura eléctrica una recuperación de la inversión realizada en un menor tiempo.

El balance neto es un conjunto de palabras negociadas entre la sociedad, aprobadas en un parlamento y plasmadas en el BOE. No requiere de la instalación de ningún aparato adicional, pues los contadores de telegestión son bidireccionales y permiten a las empresas eléctricas monitorizar hora a hora toda la energía excedente que sale de las viviendas a la red. No hay nada más ecológico que las palabras para promover el autoconsumo.

5.Las baterías son un extra que consume los recursos limitados del planeta

A diferencia del balance neto, las baterías no surgen de una negociación política ni de un parlamento. Surgen de grandes instalaciones mineras para extraer el litio en países como Australia, Chile o Argentina.

Esta minería puede realizarse bien en yacimientos en vetas o bien en salmueras naturales. La minería en roca es más cara y con un gran impacto ambiental. La de salmueras podría decirse que tiene un menor impacto ambiental. Se perfora la tierra y se inyecta agua para extraer la salmuera y verterla en piscinas gigantescas. Gracias al sol, el agua se evapora y en las piscinas queda un residuo que es trasladado a unas instalaciones de procesado, dónde se obtiene hidróxido de litio que es el material utilizado para las baterías de litio. Ese polvo blanco se exporta desde los países extractivistas hasta los países donde se encuentran las fábricas de baterías.

Las emisiones de CO2 asociadas a la fabricación de una batería de litio son del 50% en la fábrica, un 10% al 20% de la minería de litio y el resto de otros materiales que componen la batería. Por cada kWh de batería de litio fabricado, se emiten de 150kg a 200kg de CO2 equivalente. Luego una batería de litio de 6kWh, produciría un máximo de 1,2 toneladas de CO2 equivalente. Si la batería estuviera destinada a un vehículo eléctrico, estas emisiones se compensarían en unos 8 años debido a que contribuyen a reducir el consumo de gasolina. Sin embargo en el caso de las baterías para autoconsumo no hay compensación alguna. La energía renovable almacenada en la batería es energía excedente que de no haber batería se hubiera inyectado en la red eléctrica. Con o sin batería, son los paneles fotovoltaicos los que evitan las emisiones de CO2.

Vista aérea de la explotación minera de Litio Salar de Olaroz con una extensión de 64.000 hectáreas, Argentina. Fuente: Wikimedia Commons

6.El litio nos va a hacer falta para otros usos más prioritarios

Las baterías de nuestros móviles y portátiles son de litio, pero apenas tienen unos cuantos gramos y por eso no ha habido problemas de abastecimiento.  Pero para el enorme desafío de reemplazar el parque mundial de vehículos que se mueven con combustibles fósiles a vehículos eléctricos, hacen falta millones de baterías de litio de gran capacidad y peso. La demanda de litio se va a multiplicar por cinco para el año 2025.

Por otro lado, para continuar aumentando el porcentaje de renovables en el mix eléctrico y con el reto de seguir integrando fuentes no gestionables como la energía eólica, la incorporación de sistemas de almacenamiento a gran escala serán una herramienta fundamental. Un buen ejemplo es el sistema de almacenamiento gigante de baterias de litio de 100MWh que TESLA instaló en Australia para estabilizar la red y reducir los precios de la energía en el mercado. Aquí juegan un papel muy importante tanto el gestor de la red eléctrica como las empresas distribuidoras. Vamos a necesitar mucho litio para estos usos a gran escala que mejoren un sistema eléctrico que es colectivo.

Así pues no tendría ningún sentido estratégico perjudicar el despliegue del vehículo eléctrico y la mejora de la red eléctrica, con un competidor adicional por el litio que haga que aumente su precio y acelere el consumo de las reservas existentes.

Estación de carga de vehículo eléctrico. Fuente: Wikimedia Commons

7.Las baterías no producen energía renovable

Las baterías almacenan el excedente producido por la instalación fotovoltaica coincidiendo con el pico de consumo del sistema eléctrico que hay en las horas centrales del día. Desde el punto de vista económico y energético es más eficiente aprovechar el sol e inyectar ese excedente directamente a la red para beneficio de todo el sistema eléctrico.

Por ejemplo el jueves 14 de Junio a las dos de la tarde, las centrales de carbón estaban aportando el 6,5% de la energía consumida en la península, mientras que el gas aportaba el 7% y la solar fotovoltaica un 10,8%. ¿Qué ocurriría en el sistema eléctrico si se triplicara la potencia fotovoltaica? Por un lado el pico de demanda se reduciría puesto que las viviendas estarían autoconsumiendo parte de la energía. Por otro, los excedentes de energía limpia expulsarían la energía sucia hasta el punto que no habría que quemar gas ni carbón en esas horas. Ésto además abarataría el coste de la factura eléctrica pues cuanta menos energía sucia se consume, menor es el precio de la energía en el mercado eléctrico y mejor para la economía del país, ya que se tienen que importar menos combustibles fósiles.

Pero vamos más allá si visualizamos que cada euro invertido en baterías, es un euro menos destinado a generar más energía limpia. Un sistema de baterías cuesta mucho dinero y no produce ni un sólo kWh de energía limpia. Sin embargo hay personas que sí están dispuestas a invertir esa elevada cantidad a cambio de mayores ahorros. Entonces, ¿por qué no les animamos a colocar más paneles fotovoltaicos para producir más energía limpia? Nos encontramos en una carrera contrarreloj para reducir la emisiones de CO2 y cada euro que se destine a generar energía limpia es más valioso que invertirlo en otros usos que no reducen emisiones. Con un incentivo económico adecuado como el balance neto, una familia por ejemplo que tuviera un sistema de 2kW, podría encontrar muy atractivo duplicar su potencia hasta los 4kW y generar el doble de energía limpia. Tendrían más excedentes pero recibirían mayores descuentos en su factura gracias al balance neto. La transición energética se podría acelerar enviando los incentivos adecuados a la sociedad.

Generación eléctrica con energías sucias a las 14.00 del Jueves 14 de Junio de 2018. Fuente. REE

Generación eléctrica con energías renovables a las 14.00 del Jueves 14 de Junio de 2018. Fuente. REE

Conclusión

En un contexto de crisis social, energética y ambiental, conviene que la sociedad elija con sensatez el camino que conviene recorrer, dándole a la tecnología los usos que favorezcan el bien común. Las palabras nos demuestran en este caso que son más poderosas que la tecnología. A 19 de Junio de 2018 el balance neto no se ha aprobado aún en España, pero hay señales para la esperanza. Europa ha acordado que el 32% de su energía será renovable en 2030, el sentido común se impone y el nuevo gobierno de España parece estar dispuesto a superar este objetivo. Lo que toca ahora es una política y una planificación energética inteligente a largo plazo donde el medio ambiente esté en el centro de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *