Entusiasmar al mundo: los sistemas de gestión de calidad en las empresas renovables

Cada año, más de un millón de empresas implantan la norma ISO 9001 para gestionar su calidad. Ésta es la norma internacional para establecer, implementar y mantener sistemas de gestión de la calidad en las organizaciones: una colección de procesos, procedimientos y registros que podrían definirse como las reglas del juego que una empresa sigue para producir y entregar sus productos y servicios a sus clientes. Lo bueno de este tipo de normas es que están reconocidas internacionalmente. Cualquier persona en cualquier país reconocerá a las empresas que han implantado este sistema de gestión de calidad, pues evidencia precisamente a aquellas empresas que están enfocadas a la satisfacción de sus clientes y a la mejora continua.

En esta gran carrera mundial por reducir al máximo la quema de combustibles fósiles y al mismo tiempo suministrar energía, las empresas renovables juegan un papel crucial. Siempre se nos han pedido pruebas de que nuestra tecnología podía ser mejor que la tecnologías sucias. Durante décadas hemos tenido que ganarnos la confianza y la fe de políticos y ciudadanía de a pie. Hoy ya hemos alcanzado el inicio de la era de las renovables. Pero tenemos que ser conscientes que nos han dejado irrumpir demasiado tarde. El escenario que tendremos en el año 2100 es de un planeta 4ºC más caliente. Es urgente acelerar aún más el despliegue de las renovables en el mundo para no superar el límite de 2ºC.

¿Por qué todas las empresas renovables deberían subirse a la ISO9001?

La gente quiere generar su propia energía en sus casas y organizaciones. Y el primer obstáculo al que se enfrentan es coger el teléfono y llamar una de esas empresas que ha encontrado por internet.  Desafortunadamente todos sentimos ese miedo cuando tenemos que llamar a una empresa desconocida para que nos haga una reparación o reforma en casa. La principal preocupación no es el precio, sino elegir una empresa seria y responsable que nos deje la casa perfecta.

La gran ventaja de la norma ISO9001 es que está enfocada a satisfacer a los clientes. Cada persona es un mundo, pero reflexionar acerca de lo que tus clientes necesitan para estar satisfechos, es sinónimo de que lograrás mejores servicios y productos. Contratar a una empresa que tiene implantado un sistema de control de calidad no asegura nada, pero sí envía una señal interesante. Es el indicador de que la empresa se ha tomado su tiempo y esfuerzo para pensar sobre su forma de hacer las cosas y sobre cómo mejorar continuamente. Las chapuzas son incompatibles con la mejora continua, ¡salvo que acabes de empezar! En ese sentido el tiempo juega a favor de aquellas empresas que lleven ya años con un sistema de gestión de calidad.

Tenemos que generar entusiasmo y alegría. Esas sensaciones de reconocimiento y plenitud que tan bien ha trabajado la industria del automóvil para lograr que cientos de millones de personas en todo el mundo tengan hoy coches. Porque las renovables van a ser de la gente. No van a estar en manos de los estados o de las grandes empresas, sino que van a ser propiedad de millones de personas que bien van a generar energía en sus viviendas o bien en grandes plantas compartidas en la forma de cooperativas energéticas. Y ese entusiasmo sólo lo podrán generar aquellas empresas con un espíritu de mejora continua enfocada a sus clientes. No puede surgir sólo de buenas intenciones e improvisación. Funcionará en algunos casos, pero jamás de forma masiva. Y el objetivo de las renovables tiene que ser masivo.

¿Cómo implantar un sistema de gestión de calidad?

En toda construcción hay un gran número de procesos interrelacionados. Poner las cosas sobre el papel y ver cómo influye la elección de un equipo en los tiempos de entrega, en el mantenimiento posterior de la instalación, en los tiempos de la instalación; precisamente ayuda a detectar las ineficiencias. La ISO9001 no se trata de escribir grandes tochos de papel, se trata de reflexionar sobre lo que haces y cómo lo haces. Esas mejoras en tiempos y en reducción de errores, son mayores beneficios económicos por los ahorros y por aumentar las ventas.

A veces hay decisiones que se toman por inercia, porque siempre se ha hecho así. Pero con la rapidez de los tiempos, lo que era ya no es y lo que será pronto dejará de serlo. El sistema de gestión de calidad es la herramienta que nos ayuda a controlar que la mayoría de las decisiones se adopten en base a evidencias. Y si las evidencias nos dicen que las cosas ya no son lo que eran, que la normativa ha cambiado, que las necesidades de los clientes son diferentes; entonces es el momento de tomar otras decisiones mejores.

El principal resultado es una cultura de la mejora continua. Así ahorramos tiempo, dinero y recursos. Merece la pena tener a tu equipo activado pensando cómo mejorar, en vez de perdiendo el tiempo en tareas ineficientes. La gente además se motiva más, pues participa de la construcción de la propia organización aportando sus ideas y co-decidiendo.

Si ya estás motivado a impulsar el sistema de gestión de calidad, toca pasar a la acción paso a paso. En resumen, todo consiste en reflexionar sobre la política de calidad, los objetivos de calidad, cómo piensas lograrlos y el manual de calidad. Según lo que consideres calidad en tu organización, será el alcance que tendrá el sistema de gestión de calidad.

Ahora que lo tienes claro, es cuando empiezas a rellenar los documentos obligatorios que exige la norma. Son los documentos más importantes que toda organización debería tener claros. Y luego, si te sobra el tiempo, puedes añadir procesos adicionales que son voluntarios, pero que para tu organización pueden ser relevantes. Se trata de documentos como la documentación que tiene que incluir el manual de calidad,  el control de documentos y de registros, cómo se va a implementar y mantener el sistema, cómo se controlan los recursos de la empresa, cómo se planifican, diseñan y crean los productos y servicios, cómo se monitoriza que el sistema está funcionando bien, cómo se evalua si el cliente está satisfecho o no.

Cuando toda la maquinaría del sistema de gestión de calidad esté en marcha, puedes auditar tu organización para comprobar si lo que se hace se ajusta al sistema, o bien hay problemas o debilidades. De esa auditoría de lo que se hace, puedes revisar qué cosas mejorar y realizar las acciones correctivas que sean necesarias. Y todo puede acabar aquí. Quizá no necesites contratar la certificación, si no necesitas el sello para tus clientes y estás seguro de que lo has hecho bien. O quizá sí, puedes adquirir los servicios de los especialistas, que revisarán tu documentación primero y luego revisarán tu empresa para ver si se ajusta a lo que dice la documentación o es todo un cuento.

Revisa las referencias si quieres más información. Pero si diriges una empresa, no le des muchas vueltas y pon a tu equipo a trabajar en ello cuánto antes.

 


Referencias:

Hammar, M. (2014, July 8). Six greatest myths about ISO9001. ISO 9001 Blog. https://advisera.com/9001academy/blog/2014/07/08/six-greatest-myths-iso-9001-2/
9001 Academy. 2016. What is ISO 9001? How can the latest 2015 revision help your business succeed? https://advisera.com/9001academy/what-is-iso-9001/
Hammar, M. Quality Management System: What is it? 9001 Academy. https://advisera.com/9001academy/knowledgebase/quality-management-system-what-is-it/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *